Se terminaron las vacaciones pero…

Los equipos disfrutando juntos el festejo de Purím
2 marzo, 2018
Oportunidades de voluntariado
15 marzo, 2018

Se terminaron las vacaciones pero no nos olvidamos de todos los momentos lindos que vivimos y disfrutamos. Durante estos meses,  fuimos al parque, comimos muchos helados y nos subimos una y mil veces a los juegos. Hicimos diferentes salidas, como ir al museo donde pudimos aprender y pasar un hermoso momento descubriendo cosas nuevas.

Además, participamos de la colonia en el Club CASA y de la colonia del Centro de Día, en la quinta de Jabad. Eso sí que lo aprovechamos al máximo, la pileta de la colonia y la del Centro de Día, que íbamos no solo los días de semana sino también los fines de semana. Allí, logramos interactuar con otros chicos a través del juego y los chapuzones en la pileta.

Con mucha alegría, le deseamos buen viaje a una de las jóvenes viajo a Israel y a dos hermanos que conocieron Nueva York con su familia que vive allá.

También aprovechamos para hacer talleres de carpintería y armar muebles para nuestras habitaciones y escritorio. Aprendimos a cocinar con los talleres de Gluska y sumamos más arte, pintura y manualidades con los talleres de Clarita, con quien compartimos unas riquísimas meriendas y los regalitos que nos trajo.

Casi al final del verano, se vino la fiesta de Purim y toda la alegría que está trae. Preparamos los disfraces, cocinamos Oznei Haman (orejas de Haman), armamos bolsitas de mishloaj manot y la repartimos. También celebramos juntos en una divertida fiesta en uno de los Hogares, con los chicos y coordinadores disfrazados, compartiendo un rico asado que hizo Dani Borek, con música y show de magia.

Ahora, estamos retomando el ritmo escolar, volvimos a estudiar, dejamos ordenadas nuestras habitaciones y preparamos los útiles. Pero ya estamos pensando en todo lo que vamos a disfrutar y aprender el próximo verano.

¡Gracias a todos los que hicieron posible este Verano en acción!

¿Cómo “enganchar” a los niños y adolescentes con la escuela?

Después de un período (el verano) con límites más laxos, donde el esparcimiento ganó tiempo y espacio, hay que volver a las rutinas, los horarios, las tareas y los compromisos: es hora de volver al cole. La escuela es el lugar por excelencia para aprender y desarrollar habilidades sociales y cognitivas: aprendemos a relacionarnos con otros semejantes y con los adultos; también descubrimos el mundo de las reglas que regulan cada espacio y a convivir con ellas. Seguir leyendo...

Pin It on Pinterest

Share This