Día Internacional de la Familia

Se viene Pequeñas Aventuras…
28 abril, 2017
Lag Baomer
15 mayo, 2017

Vivir en familia es un derecho natural y jurídico. La Convención sobre los Derechos del Niño, desde su preámbulo, así lo explicita: “Reconociendo que el niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión”.

El entorno en el que los niños y las niñas crecen es un factor determinante en su desarrollo físico y emocional. Desde la gestación y a lo largo de la primera infancia, la familia es el medio natural que anida social y afectivamente a un bebe.

"…la familia es el único ámbito que posibilita vínculos estables del niño con otras personas. Sus padres o aquellas personas que ejercen la función de cuidado y le proveen un cuidado personalizado son las que posibilitan su pleno desarrollo cognitivo y emocional”.

Si bien educar y criar a un hijo es una responsabilidad que pertenece al ámbito familiar, el rol del Estado y la comunidad adquieren un lugar fundamental, no sólo en la protección de los derechos del niño, sino de todo el grupo familiar, sobre todo en los casos en los que las familias se encuentran situación de mayor vulnerabilidad.

Durante los primeros años de vida y dada su inmadurez física y emocional, los humanos no pueden autosatisfacerse. Necesitan como condición de supervivencia la interacción, que integra las garantías de alimentación y salud, la contención, el cuidado, el amor y la organización.

Al hablar de familia pensamos no tanto en su composición formal o estructural sino en un sistema de relaciones humanas que constituyen un conjunto integrado e integrador, en el que la comunicación es dinámica y continua, y permite expresar deseos, necesidades y emociones y donde “se camina hacia el mismo objetivo”.

La familia es el primer espacio social de desarrollo humano. En ese entorno suceden las primeras relaciones sociales y se aprende cognitiva y afectivamente sobre el mundo y sobre uno mismo. Las experiencias cotidianas ylos encuentros en familia son elementos claves dentro del marco de la crianza.

La comunicación amorosa verbal y no verbal, la disponibilidad, el respeto por los tiempos individuales, la mirada atenta y no enjuiciadora, la paciencia, la incondicionalidad, el sostén, la espontaneidad son algunos de los componentes fundamentales que se integran dentro de la crianza en un entorno familiar respetuoso de las necesidades y derechos de los niños y que los reconoce como sujetos de derechos.

Las familias cambian, varían de un contexto a otro, se reinventan, perduran…. Son la matriz “nutritiva” material, afectiva y cultural de la raza humana.

En este sentido, la Convención de los Derechos del Niño establece que: “la familia, como grupo fundamental de la sociedad y medio natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus miembros, y en particular de los niños, debe recibir la protección y asistencia necesarias para poder asumir plenamente sus responsabilidades dentro de la comunidad.”

Es importante destacar que apoyar a las familias para que puedan proporcionar cuidados a los niños en un entorno seguro no significa sustituirlas en sus funciones sino complementarlas y fortalecerlas a través de programas de apoyo y promoción del cuidado parental y de redes sociales comunitarias que operen como soporte, potenciando las capacidades de la familia para la crianza.

Pin It on Pinterest

Share This